Cupcakes de manzana por una buena causa

A veces nos hace falta un jarro de agua fría para darnos cuenta de la suerte que tenemos.

la foto 1-16

En serio, pensadlo. Los que ahora me estéis leyendo lo estaréis haciendo desde vuestro ordenador, tablet, o smartphone. Con el dinero que empleamos en cualquiera de estos aparatos, una familia comería más de un mes.

Y no digo que no os merezcáis un iPhone, que seguro que sí,  ni que no os lo compréis. Pero si tenemos para eso, pensad que  también tenemos para echar un cable al de al lado. Y si fuésemos más los que lo hiciésemos, seguro que habrían muchas menos personas pasando hambre.

la foto 2-17

Hace unos días palpé la pobreza de primera mano y me sentí francamente mal.  Hoy me gustaría, contando mi experiencia,  motivar un poco a la gente a aportar su granito de arena.

la foto 5-11

El restaurante de mi madre en Ibiza, Chimichurri, colabora con Cáritas elaborando varios platos, una vez a la semana, para aquellas personas que están en una situación tan precaria, que no tienen nada que llevarse a la boca. Los platos se preparan en el restaurante, y después se transportan y se sirven a la hora de comer en el local que tiene Cáritas en  San Antonio. Es irónico que se encuentre justo detrás del conocidísimo Café del Mar, donde una botella de agua quizá cueste unos 6 euros.

Cuando mi madre me habló de lo que habían empezado a hacer, me llenó de orgullo. Hay que dedicar algo  de tiempo y de dinero, pero  merece mucho la pena.  Me propuso que preparase algo dulce para que lo llevásemos, y me pareció una idea estupenda.

la foto 4.PNG

El local que tienen es como un restaurante chiquitito y modesto con una pequeña cocina para preparar las cosas. Cuando empezaron a llegar los comensales, nos dimos cuenta de que eran menos personas de las que esperábamos porque  en verano se van generando más empleos y, gracias a dios, cada vez hay menos gente necesitada de comida.

la foto 2-16

Os aseguro que cuando estas ahí, y  ves la cara de esas personas en esa situación tan triste, y agradecidas, te da un vuelco el corazón, y te entran ganas de hacer más cosas.

Aquí os dejo la receta de los cupcakes que les llevamos el otro día:

 

CUPCAKES DE MANZANA

Ingredientes (para 6 cupcakes):

  • 60 ml de aceite de girasol
  • 1 huevo
  • 140 gr de azúcar moreno
  • 120 gr de harina
  • 120 ml de leche
  • 1 cucharadita de extracto de manzana
  • 1⁄2 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 manzana pelada y cortada en dados pequeños
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 170º.
  2. Batimos el aceite de girasol con el azúcar moreno.
  3. Añadimos el huevo y batimos para que se mezcle bien.
  4. Vamos echando  la harina y la leche intercalándolas.
  5. Incorporamos el extracto de manzana, la levadura y la canela y batimos a baja velocidad hasta que todo se integre.
  6. Ya a mano, añadimos a la masa los trocitos de manzana y removemos con una espátula con movimientos envolventes.
  7. Rellenamos las cápsulas para cupcakes 3/4 de su capacidad.
  8. Horneam0s entre 22 y 24 minutos o hasta que al pinchar el cupcake con un palillo salga limpio.

 

la foto 1-17

 

Ingredientes para la crema:

  •  1/2 manzana pelada
  • 150 gr de mantequilla
  • 300 gr de azúcar glas
  • 1 cucharada de queso de untar (tipo Philadelphia)
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de extracto de manzana

 

Preparación:

  1. Troceamos la manzana y la pasamos con un poquito de azúcar moreno por la sartén hasta que se dore y ablande.
  2. Trituramos la manzana hasta hacer un puré y reservamos para que se enfríe.
  3. Tamizamos el azúcar glas.
  4. Batimos la mantequilla con el azúcar glas hasta que blanquee y  quede una textura cremosa.
  5. Añadimos el puré de manzana y batimos hasta que se integre.
  6. Incorporamos la cucharada de queso de untar, la canela y el extracto y batimos a velocidad suave hasta que quede todo bien mezclado.
  7. Metemos la crema en una manga pastelera y decoramos los cupcakes.

 

la foto-19

¡Hasta pronto!

Gisela.

Anuncios

Cupcakes de limón y crema de queso

¡Hola!

Hoy trato de contestar a la pregunta de por qué empezar un blog. Como diría Marieta, ¿blog sí, o no?.

Muchos son los que se encuentran en la disyuntiva de empezarlo o no. Y fue una pregunta que yo también me hice en su día. Suele frenarnos la incertidumbre de no saber si a alguien le va a interesar lo que escribimos, o si no hay ya bastantes webs que hablan de lo que nosotros vamos a hablar.

Hay que partir de la premisa de que siempre habrá un blog mejor que el nuestro. En unos, las fotos serán más bonitas, y en otros, se contarán historias más interesantes. Si eso lo tenemos claro,  disfrutaremos de la experiencia y no nos agobiaremos.

la foto 1

Abrir un blog te da infinitas posibilidades. Puedes tomártelo como un hobby, aprovecharlo para liberar tus opiniones y explorar la imaginación, utilizarlo como herramienta de trabajo, e incluso escribirlo para ti mismo exclusivamente. Al final, es una hoja en blanco que podemos pintar del color que queramos. O al menos así lo concibo yo.

A mi siempre me ha gustado escribir. En general, siempre me ha gustado cualquier cosa que implique algo de imaginación. Me gusta saber que habrá alguien paseándose por estas letras en un rato.Y también saber que alguien se ha emocionado con algo que yo he escrito. Son simples letras, pero transmiten muchas cosas.

la foto 2

Ser sincero y abrirse, sí es importante. Cuanto más de nosotros mismos demos al blog, más real será y más gustará. No es lo mismo ver una simple receta de cocina con cuatro fotos, que leer la experiencia de la persona que la ha hecho o las anécdotas que ha vivido por el camino. Tampoco es lo mismo ver una foto de una streetstyler con un simple enlace a las tiendas en las que ha comprado las prendas, que leer cómo se divirtió eligiéndolas. Siempre gusta más leer a alguien cercano y con el que puedas identificarte.

Es por eso que en cada receta trato de dar algo de mi. Escribo sobre repostería, sí. Pero eso no me impide expresar, junto con las recetas, las cosas que se me pasan por la cabeza, hacer un agradecimiento, dedicarle algo a alguien,  o contar que me he levantado con el pie izquierdo.

la foto 3

El respeto también es importantísimo. Citar fuentes, y no adueñarse de fotografías o contenido ajenos, es básico. Por propia voluntad, no deberíamos caer en errores de ese tipo, pero es que además si lo hacemos, aunque internet sea muy grande, todo se acaba sabiendo y terminan por colorearte la cara, como es lógico.

Otro punto importante es la dedicación y continuidad en las publicaciones. Y aquí es donde más he fallado yo. He llegado a pasar un año sin escribir, cuando es algo que me gusta. De hecho, he vuelto a hacerlo porque lo echaba realmente de menos. A veces cuesta sacar tiempo para cocinar, hacer las fotografías, y escribir. A veces tienes miles de cosas que hacer en el día, o estás de exámenes, en mi caso, y se te hace un poco cuesta arriba. Sin embargo, la recompensa, es tener este rinconcito mío para contaros lo que se me pase por la cabeza.

 

la foto 4

Los blogs, en definitiva,  fomentan la comunicación. Fomentan aprender cosas nuevas, y conocer gente con las que compartes intereses o ilusiones.  Hacen que personas de a pie, como tú y como yo, nos sintamos grandes escritores contando nuestras batallitas. O incluso son lanzadera de pequeños negocios.

Si la pregunta es ¿por qué hacer un blog?, o ¿Blog sí, o no?, mi respuesta siempre será blog sí, porque conseguirá hacerte un poquito más feliz.

Mucha suerte María, con esta nueva etapa blogger, y con todo lo que te propongas.

la foto 5

Y ahora, a por la receta.

CUPCAKES DE LIMÓN Y CREMA DE QUESO

Ingredientes para el bizcocho (para unos 8 cupcakes):

  • 80 gr de margarina
  • 140 gr de azúcar
  • 1 huevo
  • 120 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 120 ml de leche
  • la ralladura de la corteza de un limón
  • 2 cucharadas de zumo de limón

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 170º.
  2. Batimos conjuntamente margarina y azúcar.
  3. Añadimos el huevo, y batimos de nuevo.
  4. Tamizamos la harina.
  5. Incorporamos harina y leche, a partes iguales, intercalándolas, y batimos a velocidad baja hasta que se integren.
  6. Añadimos la levadura, la ralladura de limón, y el zumo de limón, y batimos nuevamente.
  7. Repartimos la masa en las cápsulas hasta 3/4 de su capacidad, y horneamos 22-24 minutos.

la foto 6

Ingredientes para la crema:

  • 80 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 80 gr de queso de untar (tipo philadelphia)
  • 280 gr de azúcar glas
  • 3 cucharadas de zumo de limón

Preparación:

  1. Tamizamos el azúcar glas.
  2. Batimos la mantequilla con el azúcar glas hasta que se forme la crema.
  3. Añadimos el zumo de limón, y continuamos batiendo.
  4. Incorporamos por último, y bien frío, el queso de untar. Es mejor no sacar el queso de la nevera hasta que no lo vayamos a utilizar para que no pierda consistencia. También es importante que una vez hayamos añadido el queso, reduzcamos la velocidad de batido.
  5. Batimos lentamente hasta que se hayan mezclado bien todos los ingredientes, y después a velocidad rápida 2-3 minutos.
  6. Crema lista para decorar nuestros cupcakes.

 

¡Espero que os gusten!

la foto 7

 

Gisela.