Macarons de chocolate con crema de chocolate blanco

El miedo al macaron. Ese sudor frío que nos recorre el cuerpo a la mayoría de reposteros aficionados cuando nos decidimos a elaborarlos. Su fama les precede.

Llevo 3 años con mi “petit monde”, haciendo galletas, cupcakes, y tartas, y aunque los macarons  siempre me han llamado la atención y estaba deseando intentarlo con ellos, leía posts y más posts sobre lo complicado que había sido el proceso o el desastre en el resultado y mis ganas se disipaban.

la foto 1-13

Sin embargo,  en uno de los últimos programas de Masterchef, los aspirantes tuvieron que elaborarlos, y volví a sentir la espinita de no haberlo intentado todavía. Lo suyo habría sido hacer algún curso con un profesional que me explicase el proceso paso a paso, pero como cuando quiero las cosas, las quiero en el momento, no estaba dispuesta a esperar. Así pues, en plan autodidacta, cogí el toro por los cuernos yo sola.

Una vez los haces, empiezas a comprender el por qué de su precio, ya que son realmente muy delicados y laboriosos.

la foto 2-13

A mi se me obró el milagro, y me salieron a la primera. Llamarlo suerte del principiante o como queráis, pero salieron. Vale que no son los de Ladurée, ni están perfectamente lisos, pero están buenos, lo prometo. Así que no os dejéis asustar, que no es imposible.

la foto 4-12

Estos que veis en las fotos son fruto de mi segundo intento. Del primero solo tengo esta foto con cara de felicidad extrema:

10422414_10152039563031106_6450889041276397704_n

Pues lo dicho, que nada es imposible y al final todo se reduce a practicar. Que me  salieron a la primera, pero podría no haber sido así. La clave es no tirarse de los pelos e intentar seguir los pasos estrictamente. Y ya veréis como cuando hagáis pop, ya no habrá stop, y querréis hacer más y más macarons para perfeccionar vuestra técnica, y  probar nuevos sabores y colores. Yo os animo encarecidamente  a que lo intentéis.

la foto 2-14

Allá va la receta:

MACARONS DE CHOCOLATE CON CREMA DE CHOCOLATE BLANCO

Ingredientes (para unos 30 macarons):

  • 120 gr de clara de huevo (se corresponde más o menos con la clara de 3 huevos L). En la mayoría de recetas nos indican que las claras han de estar envejecidas, esto es, reposadas en un bol cubiertas con papel film desde el día anterior a elaborar los macarons. Yo los he hecho teniéndolas sólo 3-4 horas reposadas.
  • 120 gr de almendra en polvo
  • 225 gr de azúcar glas
  • 15 gr de cacao en polvo
  • 30 gr de azúcar normal

Preparación:

  1. Pasamos por el tamiz dos veces la almendra, el azúcar glas, y el cacao en polvo, y reservamos. Es muy importante este paso, así que no lo podemos saltar. El hecho de tamizar dos veces ayuda a que los ingredientes secos queden sueltos y no se formen grumos.
  2. Batimos las claras de huevo a velocidad alta, y cuando empiecen a espumar, añadimos el azúcar normal.
  3. Seguimos batiendo hasta que el merengue vaya cogiendo consistencia y tome la textura de la espuma de afeitar.
  4. Cuando el merengue haya formado picos y tenga la textura apropiada, es el turno del macaronage.
  5. El macaronage es el paso de añadir los ingredientes secos (almendra, azúcar glas y cacao) al merengue y lo haremos a mano, con una espátula, lentamente, con movimientos envolventes, y en dos veces. Aquí tenemos que tener cuidado, ya que si nos pasamos de intensidad mezclando, quedará una masa muy líquida y nos será imposible formar los círculos del macaron. El punto idóneo es el punto de cinta, que consiste en que al coger algo de masa con la espátula y dejarla caer al bol de nuevo, ésta cae formando como una cinta.
  6. Una vez lista la masa, rellenamos con ella la manga pastelera con una boquilla redonda, y sobre un tapete de silicona para macarons, o sobre papel vegetal, formamos los macarons con pequeños círculos. Para que no queden muchas burbujas, damos un golpe a la bandeja contra el banco de la cocina o superficie en la que estemos trabajando.
  7. Una vez, listos en la bandeja, hay que esperar a que se sequen antes de hornear. Esto puede llevar desde 20 minutos a dos o tres horas, así que armaos de paciencia. Para comprobar que han secado pasaremos el dedo con cuidado por encima, sin presionar.
  8. Encendemos el horno, calor arriba y abajo (sin ventilador), lo ponemos a 150º y horneamos unos 12 minutos. El tiempo de horneado dependerá del horno, pero es completamente imprescindible que durante el mismo, veamos que se está formando el “pie” característico del macaron.
  9. Una vez horneados, los despegaremos de la bandeja cuando estén fríos.

la foto 2-12

Para rellenarlos, podemos utilizar lo que más nos guste: una crema de mantequilla, mermelada, ganache, etc. Yo esta vez, como las tapas eran de chocolate, la crema la hice de chocolate blanco.

Ingredientes:

  • 150 gr de chocolate blanco
  • 60 gr de mantequilla
  • 120 gr de azúcar glas

Preparación:

  1. Derretimos el chocolate blanco en el micro o  al baño maría y dejamos enfriar.
  2. Tamizamos el azúcar glas y lo batimos junto con la mantequilla hasta que se integren correctamente
  3. Cuando la crema blanquee y aumente un poco su tamaño, añadimos poco a poco el chocolate derretido sin dejar de batir.
  4. Rellenamos los macarons con nuestra crema.

la foto 1-14

Espero  haberos quitado un poquito de miedo y que os sirva mi experiencia.  Ojalá los probéis y me contéis que os han salido estupendos.

la foto 3-11

¡Hasta pronto!

Gisela. 

Anuncios

Un pensamiento en “Macarons de chocolate con crema de chocolate blanco

Cuéntame algo...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s